Sobre Nosotros

         Este blog surgió por accidente, con un futuro incierto, un objetivo inexistente y sin una función clara. Desde su primer nombre carente de sentido alguno, así como el segundo, ha pasado por incontables cambios de imagen sin llegar a obtener una identidad propia. Sin duda debe mucho a la casualidad y a que llegara a mi conocimiento la existencia de una red social de libros, a través de la cual conocí por primera vez este mundo. The Ink Owl vino en parte por una casualidad grata y que existiera una compañía americana de venta de cartuchos de impresora con un nombre sospechosamente parecido no me echó para atrás. 

        The Ink Owl y yo hemos ido evolucionando simultáneamente hasta llegar a lo que ves ahora. Considerando el estado primario, es algo sorprendente. Por tanto no se puede esperar la misma madurez de las reseñas más antiguas que de las más recientes. Desde el principio, ha sido una carrera en solitario, pero ocurrió por alguna razón la adhesión de María, una joven amante de la moda que se prestó a ayudarme en esta incierta empresa. Horas de dedicación y diseños prestados de artistas mayores han hecho de este blog una cosa muy bonita. Pero consideremos el contenido por encima de esto, un tanto monotemático al principio, irá creciendo, esperemos. 

        La frecuencia de publicación aquí no es algo admirable, es algo que se tiene en cuenta, también que esto se hace por amor al arte, y es el escrito, primariamente sobre el que tratamos.  Esperamos que disfrutes, y si no, también podemos practicar el defenestramiento.